Los tesoros arquitectónicos que marcaron a Eldorado

Eldorado cuenta con varios edificios que cumplieron una función importante en la prestación de servicios a la comunidad a lo largo de su historia. Algunos de ellos fueron declarados patrimonio histórico y cultural, como es el caso del viejo hospital ubicado sobre la calle Chile, y el edificio de la antigua terminal de ómnibus.

La antigua terminal de ómnibus de Eldorado, donde está previsto construir un centro cultural municipal, fue inaugurada en 1963 y está ubicada en la intersección de calles América y Paraguay, en el kilómetro 9. Con anterioridad a la inauguración, los colectivos que arribaban a la ciudad tenían una parada precaria en avenida San Martín esquina Sucre, frente a la plaza Sarmiento.

Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial comienza un desplazamiento lento pero constante del desarrollo de la ciudad hacia el kilómetro 9, en desmedro de lo que era antiguamente el centro que estaba ubicado en la zona Oeste.

Como producto de este desplazamiento, gran parte de las construcciones importantes (seccional de policía, sucursal del Banco Nación, edificio municipal, sede del ACA) se fueron construyendo sobre lo que actualmente se conoce como el centro de la ciudad. La hoy ex estación de ómnibus también se ubica en dicho sector.

La construcción de la terminal se dio en el marco de la provincialización (1953) del hasta entonces Territorio de Misiones. El gobierno desarrolló el Plan Regulador Provincial, que contemplaba obras de infraestructura energética, turística, educacional y hospitalaria.

En ese sentido se llamó a licitación para varias obras provinciales en las cuales estaba incluida la terminal de Eldorado. Su arquitectura se corresponde con el llamado Movimiento Moderno y conjuntamente con el Samic, la seccional de policía (hoy derrumbada y construida otra en su lugar) y el Hotel de Turismo del ACA son las obras que representan ese movimiento.

Al ser inaugurada la terminal, el desarrollo comercial de toda la zona de influencia fue enorme, ya que los habitantes de la colonia de Eldorado encontraban todos los servicios a pocas cuadras de su ubicación. Incluso hasta la sede de la pujante Cooperativa Agrícola de Eldorado (considerada la más importante del país en su momento) era cercana.

 

Si bien no fue el primer lugar destinado a la salud por la entonces comisión de fomento de Eldorado, el edificio ubicado sobre la calle Chile es el que el común de los eldoradenses identifica como el primer hospital de la ciudad y al principio se lo conoció como El Castillo -aún hoy muchos lo recuerdan con ese nombre-.

El edificio fue construido por Jakob Bothner (castellanizado Luis Jacobo), inmigrante alemán de oficio albañil, que según recuerda su nieta, Ana Monsted, participó de la Primera Guerra Mundial.

Bothner, impactado por las secuelas que dejó la guerra en sus camaradas de armas, imaginó construir un lugar donde dar contención y refugio a algunos de aquellos soldados.

Comenzó la construcción de lo que sería luego el hospital ideando un edificio de dos plantas. La superior sería utilizada como vivienda familiar y la inferior como futuro albergue de algunos de sus camaradas.

Al terminar la construcción, en 1943, solicitó el permiso correspondiente para trasladar a sus camaradas, pero grande fue su sorpresa al serle negado el permiso por parte del gobierno nacional, que por el contrario lo obligó a alquilárselo para que allí funcione un hospital, lo que hasta ese momento no existía allí.

La iniciativa del alquiler fue propuesta por las comisiones de fomento (existían tres) de la Colonia Eldorado, dada la necesidad de contar con un nosocomio para el creciente asentamiento.

El edificio está ubicado en la intersección de las calles Chile y Triunvirato, en el kilómetro 4 de Eldorado, que por aquellos años, representaba el centro social y económico de la ciudad.

Si bien el Estado se debía hacer cargo del alquiler y algunos insumos para el funcionamiento del hospital, gran parte de los costos era afrontada por las comisiones de fomento, la Cooperativa Agrícola y, una vez constituido, por aportes del municipio.

El edificio funcionó como sede del hospital hasta la habilitación del Samic, en 1971.

En 2011 fue declarado Patrimonio Histórico y Cultural Municipal de la ciudad y se preveía en la ordenanza de declaración el destino de fondos municipales para su conservación.

Compartir a: