El uso masivo del vehículo privado colapsa la ciudad y la hace más ruidosa. El transporte público es la alternativa para mejorar la movilidad urbana y evitar en gran medida los embotellamientos de tránsito.

Usar el transporte público resulta más económico que el vehículo particular. Calcula los gastos del automóvil, además de su mantenimiento, seguro, estacionamiento y combustible que volvió a aumentar.

Muchas veces el uso del automóvil conlleva la búsqueda de estacionamiento que muy pronto será pago en zonas saturadas. Con el transporte público llegas a tu destino sin complicaciones y sin estrés.

Compartir a: